Iris Díaz Trancho ye maestra y escritora

Hasta hai quince díes nun sabía qu’esistiere un tipu de nenúfar llamáu Victoria Longwood Hybrid. La verdá ye que siquiera tengo una pequeña idea d’esti tipu de plantes. Nos xardinos que conozo los nenúfares son un gastu impensable de mantenimientu y van apareyaos al condicionante de tener un “estanque”. Na casa familiar tenemos regatu y una zona de llamuerga na pumarada, pero evidentemente nun entra na nuestra idea tener “estanque”.

Dicho esto llámame bastante l’atención pensar que llevo los últimos quince díes enganchada a la cuenta d’Instagram del Real Jardín Botánico de Madrid, en cada momentín llibre pa mirar el móvil, porque los responsables de redes sociales d’esta maraviyosa institución botánica tuvieron l’aciertu de “radianos” la salida pausada y maxestuosa de la rara especie del estanque de nenúfares tropicales.

¿Seremos los más de 30.000 seguidores d’esta cuenta d’equí p’alantre unos friquis de los nenúfares o namás fueron quien a aprovechar la nuestra debilidá pola belleza? Yo soi más partidaria de lo segundo, ye más, tiendo a pensar que l’interés que xeneró esta floración nun taba previamente determinao en forma de “campaña de captación botánica”, sinón que fuimos les propies persones aficionaes les que demandamos esi minutu a minutu, les que marchamos en procesión al xardín coles nuestres cámares, les que seguimos a cientos el directu del momentu esactu nel que por fín brotó.

Nenufar en el Jardín Botánico de Madrid

Cuando taba embarazada de la mio fía, y cambio de tema sí, aparentemente de manera brusca; sentía una gran ansiedá por conocer a la persona que taba xestando dientro’l cuerpu. Yera una ansiedá preocupada, evidentemente, porque tuviere sana, porque ñaciere bien, porque nun-y faltare nengún de los venti dedinos del cuerpu. Pero tamién una ansiedá inducida por un contestu nel que cada vuelta tamos menos preparaos pa la espera.

Hai unos años, tando de maestra nuna escuela rural, llamóme l’atención saca-yos una semeya a los rapacinos y que vinieren rápidamente un par d’ellos a mirar del otru llau del oxetivu, “a ver”, “¿cómo quedó?”. D’entós p’acá, y col afianzamientu del teléfono móvil como apéndiz del nuestru cuerpu, nun podemos nin alcordanos del procesu d’acabar un carrete, revelalu y marchar pa casa col papelín d’espera de la tienda de fotografía. ¿Cuánto invertíemos nesi procesu?, ¿un mes?, ¿dos?. Naquellos paquetes de semeyes en papel, dalgunes veces frustraes por un furaquín pel qu’entró la lluz, podíemos alcontrar la sonrisa del mozu que tuvimos o’l retratu col vestíu qu’olvidamos nel cuartu del hostel nel branu anterior.

Agora, nesti momentu, ye perfectamente posible y detestable qu’un repartidor d’Amazon llegue a to casa un domingu col oxetu innecesariu que pidiste’l día anterior. Que tengas comida mexicana una hora más tarde de ver una peli de narcos. Qu’a la mayor parte de les persones que quies-yos llegue esa semeya de la to fía de rollu unos minutos depués de ñacer.

Con too y con ello, ¡qué maraviya!, tovía hai tiempos y esperes que nun fuimos quien a acelerar. Los meses que dura una xestación, el crecimientu d’un árbol, el movimientu del sol, la floración d’un nenúfar nel estanque tropical del Jardín Botánico de Madrid.

Nel llibru “El jardín del prado”, un exerciciu estéticu preciosu que recomiendo vivamente, l’autor y xardineru Eduardo Barba Gómez, afirma qu’hai dos tipos de persones: les que tienen la capacidá de ver el mundu verde que nos arrodia, y a les que-yos pasa absolutamente desapercibíu. Usa incluso un términu científicu pa definir a eses persones qu’agora nun recuerdo. Hai quince díes esi grupín de persones, nun se si grande o pequeñu, quedamos enganchaes al primer mensaxe qu’anunciaba la inminente floración de la Victoria Longwood Hybrid, “todo un acontecimiento para los amantes de la belleza”.

Pin It on Pinterest

Share This
X