Colectivo de Entidades Memorialistas y Republicanas de Asturies.

En 1931, la moribunda Dictadura de Primo de Rivera, ahora representada por el Almirante Aznar y apoyada desde el primer momento por Alfonso XIII, convoca elecciones municipales para el domingo 12 de abril, de acuerdo a la Ley Municipal de 1877. Pese a todas las trampas que contenía y a la estructura caciquil imperante (que facilitaba el triunfo de las fuerzas monárquicas en muchas zonas agrarias) los resultados fueron abrumadoramente favorables a la oposición republicana y socialista en la mayoría de las ciudades importantes y en las capitales de provincia. Pese a los intentos de resistencia de Alfonso XIII, éste no tiene más remedio que abandonar España.

Después de la proclamación inicial de la República en Éibar y Sahagún de Campos, el 14 de abril se proclama en Madrid SIN NECESIDAD DE NINGÚN REFERENDUM. La República llegó porque la mayoría del país estaba harta de una monarquía corrupta y de un rey que prefería los uniformes militares y las cantantes y coristas a la libertad y a la democracia. ¿Les recuerda a alguien?…..

El Gobierno Provisional, presidido por D. Niceto Alcalá Zamora, señala el 28 de junio para la celebración de elecciones generales al Parlamento. Vuelven a ganar los partidos republicanos y socialista y, menos de seis meses después, se aprueba la gloriosa Constitución de 1931, la más avanzada del mundo. Su artículo 1º decía: “España es una República de trabajadores de toda clase….” Hermoso. Esa Constitución iba a proclamar la igualdad ante la Ley de todos los españoles, el derecho universal a una Educación laica, gratuita y democrática. También establecía que “la propiedad podrá ser socializada según las necesidades de la nación”.

Los poderes económicos que dominaban el país, especialmente la Iglesia católica, los latifundistas, los monárquicos y la extrema derecha, con algunos militares y financieros, empezaron a conspirar contra la República desde el primer momento. Las circunstancias económicas internacionales, en medio de la mayor crisis conocida, no ayudaron al nuevo régimen democrático que, sin embargo, impulsó reformas sociales de gran envergadura, en un país con altos índices de pobreza y de analfabetismo.

Las fuerzas reaccionarias, que consideraban España su cortijo, con la intervención decisiva  del fascismo italiano y del nazismo alemán, derrotaron al pueblo español y a su República, y establecieron una Dictadura criminal durante cuarenta años, en los que se cometió un auténtico genocidio.

El régimen franquista instauró una monarquía, inicialmente sin rey, que en 1969 proclama a Juan Carlos Borbón “príncipe de España” y heredero de Franco con el título de rey. Todo “atado y bien atado”, en palabras del tirano. Ésta es la legitimidad de los Borbones en España: regalada por el genocida de su propio pueblo. Pese al relato de la Transición, ésta fue una etapa en la que los poderes del Estado se acostaron franquistas y se levantaron demócratas, para salvar sus privilegios económicos y sociales, a cambio de conceder algunas libertades formales, que se han ido recortando desde 1978.

Hoy, cuando estamos viviendo momentos muy difíciles por la pandemia que nos aqueja, la monarquía ha demostrado una gran insensibilidad social, con Felipe VI intentando tapar la vergüenza de los negocios de su padre, que aprovechaba su condición de Jefe del Estado para lucrarse personalmente. Ilícito enriquecimiento hecho a costa de todos los ciudadanos, perdón, de todos los súbditos. Solamente seremos ciudadanos de pleno derecho con la República.

Hoy la situación es muy diferente: a pesar del doble VIRUS DE LA CORONA que padecemos, el sanitario y el monárquico, la sociedad española está más preparada que nunca para que la República sea una realidad en los próximos meses. No más cientos de millones de euros en comisiones y regalos entregados al anterior rey, que si fuera decente debería devolver al Tesoro Nacional, no más Corinas….ni coronas. En este 14 de abril, con la tristeza y la preocupación por los daños, los efectos y las consecuencias del virus que afecta a tantos miles de compatriotas, mantenemos la esperanza en una sociedad más libre, más igualitaria y más fraterna, recordando al inmortal Antonio Machado, que decía “En España lo mejor es el pueblo. Siempre ha sido lo mismo. En los trances duros, los señoritos invocan la patria y la venden; el pueblo no la nombra siquiera, pero la compra con su sangre y la salva”.

Luchemos por una República democrática ya para desarrollar todas las potencialidades de este país y de esta sociedad. En este 14 de abril, con el patriota Riego a la cabeza… ¡VIVA LA REPÚBLICA!

Pin It on Pinterest

Share This
X