Verónica Rodriguez es miembro de la Plataforma Un Pulmón pal Solarón

Así hemos decidido llamar a esta iniciativa ciudadana porque pensamos que refleja con gran nitidez lo que pretendemos, un gran bosque urbano en el centro de la ciudad. Una idea que, por cierto, no es nueva pues ya en el SXVIII Jovellanos con su Plan de Mejoras reclamó la plantación de árboles en la zona convirtiendo en paseos las antiguas marismas del Humedal, intentos que retomaron posteriormente en el SXIX Francisco Sanz Larumbe o el propio Avelino González Mallada en 1937. Así, este hilo de la historia continúa hasta nuestros días en lo que podemos denominar la última oportunidad de dotar al centro de la ciudad de un espacio verde digno de la misma.

Un pulmón pal solarón

En estos momentos está comprometida la urbanización de la zona por algo más de 3 millones de euros, para posteriormente sacarla a la venta y edificar nada más y nada menos que viviendas entre 5, 6 y hasta 20 plantas. Las parcelas salieron a una primera subasta en 2016 por unos 70 millones de euros, pero la situación del mercado inmobiliario y la presión de las constructoras para bajar los precios dejó desierta la puja y a día de hoy los terrenos no han conseguido venderse. Hasta el momento sólo ha trascendido una oferta por una de las parcelas que asciende a 16 millones de euros y nos preocupa seriamente que acaben regalándose, pues las consultas realizadas ya han indicado que al menos hay que bajar un 30% las pretensiones iniciales.

Se dice para justificar esta operación, que lo que se obtenga de esas ventas servirá para ayudar a financiar el Plan de Vías que en estos momentos está previsto en unos 814 millones de euros, así pues, las ventas de estos terrenos supondrían entre un 5 y un 6% del valor total del proyecto, nada desdeñable si hablamos de millones de euros, pero un porcentaje ínfimo al fin y al cabo si valoramos el conjunto del Plan. Si bien los expertos recomiendan ser prudentes con las cifras, ya que las previsiones económicas del coste del metro-tren no están basadas en datos realistas, sino que están pendientes de los diferentes estudios a realizar. Desconocemos pues, cuales serán las cuantías definitivas, pero a buen seguro cuando se aterricen las cifras sobre el suelo serán más de esos 814 millones.

La clave está ahora en el estudio de la ubicación de la estación intermodal. La continua modificación de dónde se va a colocar ha rozado el ridículo, y ahora tenemos otra nueva posibilidad, parece que la última ubicación consensuada por todos: grupos políticos y movimiento vecinal (frente al Museo del Ferrocarril) tiene ciertas dificultades técnicas que pueden hacerla inviable económicamente. Así que rizando el rizo cuando se conozca el resultado de ese estudio técnico- que como no, acumula más de un año y medio de retrasos- puede que tengamos que volver a la casilla de salida.

Un dato optimista en todo este agujero negro ha sido la propuesta de cambiar la técnica de excavación del túnel a Cabueñes reduciendo así su coste económico, pero no sabemos aún cuales serán las consecuencias del impacto ambiental y si eso modificará el acceso hasta el hospital.  En definitiva, todo un mar de dudas, opacidades varias y sinsentidos a los que la mayoría de la ciudadanía es ajena.

Y así entre desinformación y orgia de millones, nos cuentan que no se puede renunciar a vender El Solaron porque debe ser que 40 millones (con suerte) en toda esta historia son imprescindibles. Recordemos que al Ayuntamiento le corresponde un 25% de esos ingresos (que es la participación que tiene en Gijón Al Norte propietaria actual de los terrenos), es decir, que como mucho, las arcas municipales dejarán de ingresar unos 10 millones de euros. Para contextualizar las cifras hemos de señalar que el Ayuntamiento de Xixón tiene un presupuesto para este 2020 de unos 233 millones de euros, hablamos pues de un 2,3% del presupuesto de un año

Entonces, ¿por qué vender esos terrenos? ¿Por qué tanta prisa en urbanizarlos si aún no sabemos ni dónde va a ir la estación?. No creo que haya una única respuesta, pero algunos elementos pueden darnos pistas

Primero, las cuentas de Gijón Al Norte. Esta sociedad comenzó el 2019 con 108.000 euros en la caja, que no cubren ni las nóminas. Actualmente la deuda bancaria pendiente de amortizar por la sociedad ascienda a unos 9 millones, y la que tiene con sus socios (Ayuntamiento, Principado y Fomento) asciende a unos 32 millones junto con la condena a pagar 370.000 euros a la empresa que retiró las vías en 2011. Es evidente, Gijón Al Norte atraviesa serios problemas económicos.

Y segundo, la operación especulativa, son terrenos de propiedad pública que pasarán a manos privadas por un coste inferior al real, una operación redonda para las grandes empresas constructoras, mientras la ciudadanía se queda sin un espacio fundamental para hacer de pulmón en el centro de la ciudad. Recordemos que plusvalía es un concepto que implica beneficio, si tengo un piso que vale 120.000€ y lo vendo por 150.000€ obtengo una plusvalía de 30.000€, pero si lo vendo por 100.000€ estoy perdiendo valor y no hay plusvalía que valga.

Ante todo esto, juzguen ustedes mismos, Xixón no tiene problemas de falta de vivienda, los últimos datos reflejan que hay vivienda nueva sin vender -el 85% del total de la construida en fecha posterior a 2015-, lo que hace falta no son nuevas viviendas, sino políticas públicas que ayuden al acceso a la misma de las mayorías sociales y sobre todo de los y las jóvenes.

De lo que si tiene problema Xixón y mucho, es de contaminación atmosférica, y un bosque urbano en el centro de la ciudad ayudaría a paliar parte del mismo. No es un hecho secundario este de los árboles, la Organización Mundial de la Salud dice que se necesitaría uno por cada tres habitantes para respirar un aire más saludable, pero en nuestra ciudad hay un árbol por cada siete habitantes y, dependiendo de la zona urbana, esa cifra se queda en un árbol por cada 15 habitantes. Cada vez está más asumida la necesidad de luchar contra el cambio climático y de hacer nuestras ciudades más sostenibles, lo que pasa necesariamente por hacerlas más verdes, si como dice la FAO cada árbol puede absorber hasta 15Kg de CO2 al año, El Solarón puede ser el pulmón central que ayude a respirar a la ciudad. Tenemos delante un reto sobre el modelo de ciudad que queremos construir para nuestros hijos e hijas y de cómo respondamos al mismo darán cuenta las generaciones futuras.

Pin It on Pinterest

Share This
X